30.3.14

Sakkinen & Talavera







Gracias a la pasada edición número 33 de ARCOmadrid, Feria internacional de arte contemporáneo en la que había una sección especial para el país invitado Finlandia FOCUS FINLAND, pudimos pasear entre 13 de sus Galerías. Selección, realizada por Leevi Haapala, comisario de colecciones del museo Kiasma de Helsinki entre las que se han podido ver una mezcla de pintura, fotografía, escultura, vídeo… y de las que hemos seleccionado algunas obras que nos han llamado la atención. En esta ocasión hemos seleccionado algunas de las obras de Rikko Sakkinen (Helsinki, 1976) al que se le atribuye la fundación del Turbo Realismo, un movimiento de arte del presente siglo que explora al capitalismo globalizado con una credibilidad socarrona. Otra de las circunstancias que nos han llamado la atención es que Rikko Sakkinen, ha terminado recalando en Cervera de los Montes, en Toledo, donde reside.











Sakkinen examina a través de sus pinturas las contradicciones y efectos de nuestra cultura de consumo. De ahí que se inspire frecuentemente en la publicidad o en la televisión. En el 2007 estuvo en Tokio, invitado para investigar la imagen de Hello Kitty, la exitosa marca comercial de la empresa japonesa Sanrio, con parque temático oficial y capaz de generar unos 250 millones euros anuales gracias a la venta de licencias de complementos a partir del personaje de la gata blanca con aspecto antropomorfo. Pero lo que nos ha interesado esta vez es su trabajo en colaboración con los artesanos de Talavera de la Reina. Sakkinen reactualiza con sus enormes platos, procedimientos y técnicas tradicionales, a los que dota de nuevos significados. Así su obra parece experimentar diferentes niveles perceptivos que permiten la lectura de su obra por todo tipo de público. No puede sino recordarnos a los dadaístas, surrealistas o a los situacionistas con su gusto por el escándalo para remover conciencias. El uso que hace de imágenes inocentes alteradas nos remite asimismo a la obra de los norteamericanos Paul McCarthy o Mike Kelley, e indudablemente al travieso artista alemán Martín Kippenberger.







Maria Church