1.11.11

Vädersolstavlan_la historia de una pintura

Hace ya muchos años mi amiga sueca Pia Bernhardson, hoy periodista de la televisión sueca svt.se, me envió una enigmática postal de Estocolmo. Hoy todavía la conservo. Se trata de una pintura al óleo sobre madera que muestra una serie de halos, un fenómeno óptico atmosférico observado en Estocolmo el 20 de abril de 1535. Lleva el nombre de "Vädersolstavlan" que aparece en la parte superior derecha de la pintura. Pia me contaba que estaba considerada la representación a color más antigua de Estocolmo, y que también podía decirse que era la más antigua pintura de paisaje de Suecia y por supuesto la más antigua representación del fenómeno óptico conocido como parhelio o parahelio.


Vädersolstavlan. Urban Målare, Jacob Elbfas. 1535, 1636. Óleo sobre tabla. 163 cm × 110 cm. 
Storkyrkan, Estocolmo. Antes de la restauración.

El parhelio -llamado “sundog” por los anglosajones, procede del término griego Parelion (παρήλιον) de παρά (al lado) + ἥλιος (sol), "al lado del sol", denominado también como “burla solar” o “sol fantasma”- es un fenómeno atmosférico que crea puntos brillantes de luz en el cielo, a menudo con forma de anillo o halo luminoso en uno y otro lado del sol, asociado con la reflexión/refracción de la luz, producto de una gran cantidad de partículas de hielo en formaciones de nubes cirro.




El fenómeno atmosférico llamado parhelio.

La pintura original, que se realizó poco después del evento y que tradicionalmente se atribuye a Målare Urbano ("Urban [el] pintor"), se perdió, y del tal Urbano casi nada se sabe. Hoy por tanto sólo conocemos una fiel copia de 1636, que hasta hace poco se creía erróneamente que era el original restaurado, realizada por Jacob Heinrich Elbfas.



Vädersolstavlan con la inscripción en el marco. Storkyrkan, Estocolmo. 
 
Hoy se puede contemplar en la iglesia de Storkyrkan, en el casco viejo de Stocolmo, junto a una inscripción en el marco que dice así:

ANNO DM 1535
VICESIMA DIE APRILIS VISUM EST IN CIVITATE STOC
HOLMENSI TALE SIGNUM IN COELO A SEPTIMA FERME
HORA ANE MERIDIEM AD NONAM VSQVE HORAM
TIVGHVNDE DAGHEN I APRILIS MÅNA SIJNTES I STOCKHOLM
PÅ HIMMELN SÅDANA TEKN SÅ NAER IFRÅN SIV IN TIL NIO FÖRMIDDA
DEN ZWANZIGSTEN TAGH APRILIJ SACH MAN ZU STOCKHOLM
SOLCHE ZEICHEN AM HIMMEL VON SIBEN BIS ANN NEGEN
WHR VORMITTAGH RENOVERAT
ANNO 1636














Vistas de la iglesia Storkyrkan, junto a mobiliario contemporáneo que incorpora los famosos halos del parhelio de "Vädersolstavlan". Storkyrkan, Estocolmo. 

El cuadro se divide en una parte superior que representa el fenómeno de halo visto desde la isla y distrito de Södermalm y una parte inferior que representa la ciudad. El conglomerado urbano medieval de Gamla Stan, hoy casco histórico de la ciudad, se representa mediante una vista de pájaro. Los edificios de piedra y ladrillo están densamente encajonados debajo de la iglesia y el castillo, presentados bajo una perspectiva expresiva (es decir, su tamaño se relaciona con su condición social, en lugar de sus dimensiones reales). Dispersas aparecen las estructuras rurales de madera en los costados, hoy parte del centro de Estocolmo.


Vädersolstavlan. Urban Målare, Jacob Elbfas. 1535, 1636. Óleo sobre tabla. 163 cm × 110 cm. 
Storkyrkan, Estocolmo. Después de la restauración.
 
Su contexto histórico es el de la consolidación de la Suecia moderna, que coincide con la introducción de protestantismo y la ruptura con Dinamarca y la Unión de Kalmar.
Durante aproximadamente dos horas de la mañana del 20 de abril de 1535, los cielos de la ciudad se llenaron de círculos blancos y arcadas que cruzaban el cielo, al mismo tiempo que aparecían soles adicionales alrededor del sol. El fenómeno rápidamente dio lugar a rumores de un presagio de mal agüero, de una cercana venganza de Dios sobre el rey Gustavo Vasa (1496-1560) por haber introducido el protestantismo durante la década de 1520 y por ejercer “mano dura” con los aliados de su enemigo el rey danés.
Con la esperanza de conjurar el fenómeno y poner fin a las especulaciones, el canciller y reformista luterano Olaus Petri (1493-1552) ordenó una pintura que documentara el evento. Sin embargo el rey Gustavo lo interpretó como una conspiración - el sol verdadero, por supuesto, se veía amenazado por la competencia de falsos soles, siendo uno el propio Olaus Petri y el otro, el clérigo y estudioso Laurentius Andreae (1470-1552), ambos fueron acusados de traición, aunque uno y otro pudieron escapar de la pena capital.

Billetes de 1000 coronas suecas, en sus ediciones de 1989 y 2006.

Lo que me pareció hace mucho tiempo una pintura con secreto, que no acertaba a comprender, hoy reaviva su enigma. La pintura fue realizada en un momento trascendental en la historia de Suecia, de hecho se ha convertido en un emblema de la ciudad, los billetes de mil coronas editados en 1989 y en 2006, muestran un retrato del rey Gustavo Vasa pintado por Cornelius Arentz en 1620, junto a los halos y la ciudad de “Vädersolstavlan”. En dicho parhelio se inserta un microtexto “SCRIPTURAM IN PROPRIA HABEANT LINGUA”, que se podría traducir como "Que tienen las Sagradas Escrituras en su propio idioma". Esta es la cita de una epístola escrita por el rey en el que ordena la traducción de la Biblia a la lengua sueca.

Luis María Iglesia

1 comentario:

  1. Impresionante la historia y muy bien contada, gracias!

    ResponderEliminar