21.11.08

Yarisal & Kublitz. ¿Pasividad - agresividad - ira - liberación - máquina?




Una máquina expendedora de porcelana china es uno de los artilugios creados por los artistas Katja Kublitz y Ronnie Yarisal. Después de introducir la moneda, podemos elegir uno de esos objetos de porcelana kitsch, para inmediatamente observar como nuestro fetiche -¿nuestro deseo?- cae hecho añicos en la parte inferior, estrellado por la cotidiana acción de expender el producto. ¿Voluntaria torpeza del consumidor?, ¿ira y deseo destructivo o viceversa?

A pesar de su juventud (aún no han cumplido 30 años) estos artistas han participado en varias exposiciones individuales, una en la JLV Gallery de Londres (en 2003 y 2004), en el 2005 fueron premiados con el premio danés “Diesel New Art” de escultura, también han participado en “The Building Show” y en la colectiva de Exit Art de Nueva York en el 2007, además de su última exposición individual en el Kunstverein en Weisbaden (Alemania, 27 de abril - 8 de junio de este año).

Su trabajo consiste en la materialización de "metáforas visuales", a partir de situaciones de la vida cotidiana, así utilizan objetos comunes (tablas de madera, globos, alambres eléctricos, etc.) con los que a menudo acontecen situaciones tragicocómicas.

Además de la
clara referencia a la fragilidad y la caducidad de los elementos, metáfora de la belleza o el amor, plantean otros aspectos menos evidentes: un sometimiento a la propia y trágica incapacidad de manipulación de las personas a través de la invitación a la intervención, pero al mismo tiempo ofreciéndonos una vía de escape, una evasión del flujo de nuestra vida doméstica- domesticada.


El público, en relación con los objetos mantiene una doble función, de agente activo y pasivo: por un lado, los espectadores estamos invitados a interactuar (a través de ciertas maquinaciones, a encontrarnos con nosotros mismos como protagonistas de las acciones que más tarde se convertirán en un audiovisual), y por otra parte, y una vez que los mecanismos se hayan activado, nos encontraremos completamente privados de cualquier posibilidad de intervención o de control, convirtiéndonos en el objeto pasivo.


La fuerza de sus obras radica en su capacidad de reinterpretación y de traducción, con gran ironía, de los pequeños y no tan pequeños acontecimientos de la vida cotidiana con artilugios muy simples consiguiendo provocar y revelar algunas de nuestras ansiedades, manías y fobias y poniendo en evidencia algunos de los aspectos de nuestra frenética vida contemporánea .

No podeís dejar de visitar su divertida web.

Maria Church

YarisalKublitz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada