14.11.10

خانه سیاه است_La casa es negra (Forugh Farrokhzad, Irán, 1962)





Forugh Farrokhzad, Teherán 1935. Mujer y poeta independiente publicó 4 volúmenes de poesía, "La cautiva", "La pared", "La Rebelión, y "Otro nacimiento”.

Dirigió en 1962 su primera y única película "La Casa es Negra" un documental de 22 minutos sobre una colonia de leprosos. Pero “La casa es negra” es más una poesía que un documental. Farrokhzad cambia la cadencia del montaje constantemente y juega con las imágenes mientras narra un poema en el que plantea un diálogo con Dios.

Las primeras líneas de la película son: "El mundo está lleno de fealdad. Aún habría más si el hombre apartara la mirada. Van a ver en pantalla una imagen de la fealdad, un retrato del sufrimiento, que sería injusto ignorar. Por respeto al hombre, debemos luchar contra esta fealdad, aliviar este sufrimiento. Esa es la esperanza que ha inspirado esta película".

En 1967 con sólo 32 años, Forugh murió en un accidente de coche. Según los críticos, fue rechazada debido a su estilo de vida y su expresión enérgica y femenina, expresada a lo largo de sus poemas. Su último trabajo, "Creamos en el principio de la Temporada de Frío”, fue publicado póstumamente y es considerado como uno de los mejores poemas de persa moderno.


"Creo en ser un poeta en todos los momentos de la vida. Ser poeta significa ser humano. Sé que hay poetas cuyo comportamiento diario no tiene nada que ver con su poesía. En otras palabras, sólo son poetas cuando escriben poesía. Luego está terminado y se convierten en codiciosos, indulgentes, gente opresiva, miope, miserable y envidiosos. Bueno, yo no puedo creer en sus poemas. Valoro las realidades de la vida y cuando me encuentro a estos señores mano sobre mano y llenos de bienes obtenidos de sus poemas y ensayos, me disgusto y dudo de su honestidad."

“Siento que he perdido en la vida. Sé mucho menos de lo que debería saber con veintisiete años de edad. Tal vez la razón de esto es que nunca he tenido una vida luminosa. Que el amor y después, el ridículo matrimonio a la edad de dieciséis años, sacudió los cimientos de mi vida. Nunca he tenido a nadie que me guíe en la vida. Nadie me ha proporcionado formación intelectual y espiritual ¿Qué es lo que tengo, qué he recibido de y por mí misma? ¿Y todas las opciones que no tengo, y podría haber tenido? Pero los caminos equivocados, la falta de conciencia de una misma, y los callejones sin salida, no me han permitido alcanzarlas. Quiero volver a empezar. Soy resultado de intensos sentimientos, de infructuosas buenas intenciones”.

Forugh Farrokhzad


Maria Church

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada