17.10.11

Thorsten Brinkmann































Thorsten Brinkmann trabaja exclusivamente con objetos de uso cotidiano. Sus autorretratos sin rostro recuerdan a los modelos del barroco holandés. Una serie de variaciones con partes del cuerpo ocultas mediante prótesis objetuales de “La muchacha de la perla” de Johannes Vermeer.

Brinkmann, nacido en 1971 en Herne, Alemania, manipula objetos ordinarios (desechos de la civilización) para una obra diversa que se mueve entre diversas modalidades de arte, la fotografía, la escultura, la performance y la instalación. 

Sus fotografías exploran el tema de la "naturaleza muerta" incluso en las obras con figura. Sus fotografías e instalaciones enuncian una recreación asociativa con la historia del arte que tensa los débiles enlaces entre el significante y el significado. 

Takeshi Teraoka

kunstagenten.de

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada