24.7.08

Kara Walker









La reflexión sobre “lo étnico” ocupa el lugar central en la obra de Kara Walker. Por otro la do el uso de la línea adquiere un valor fundamental en su trabajo como definidora de la forma acentuando los rasgos faciales, la tipología anatómica y la vestimenta con el fin de generar la pregnancia psicológica que caracterizan sus siluetas.

La práctica de la silueta (recordemos que una silueta es la apariencia de cierto objeto o escena que consiste en el esquema y un interior sin rasgos distintivos, y que la silueta generalmente siendo negra. La palabra es un epónimo nombrado después de Étienne de Silhouette, Ministro de Hacienda de Luis XV de Francia quién en 1759 impuso austeras medidas económicas tales que su nombre llegó a ser sinónimo con cualquier producto terminado o hecho barato) se generalizó en el siglo XVIII tanto en temas costumbristas como en el retrato.

La utilización de la silueta que hace Kara Walker aúna el carácter histórico con el iconográfico junto a una expresividad caústica cargada de ironía y sarcasmo. A través de la silueta se hace innecesario la creación tonos de piel, así la condición racial asignada a sus personajes sólo será visible a través de la caricatura y el estereotipo. Para Walker, es a través de la silueta como se evidencian los estereotipos visuales sobre los que se autodefinen los grupos humanos. El interés de Walker por esta línea de creación se traducirá también en una preocupación íntima sobre su propia identidad.

"Sabía que si procedía a hacer el trabajo que deseaba sobre las cuestiones de raza, aparecería lleno de contradicciones. Porque yo siempre sentí que realmente existía una historia de amor que manteníamos en este país, una historia de amor con la idea de que –el asunto racial- es un conflicto importante que debemos superar y tal vez también un temor de lo que ocurre cuando se procede a su superación. Y, por supuesto, estas cuestiones también se traducen en algo muy personal: ¿Quién soy yo más allá de esta piel? "

"Negrura se convirtió en un tema muy cargado, muy cargado por ser algo acerca de todos, acerca de las pasiones prohibidas y los deseos, y sobre todo una historia que aún se mantiene, muy presente… la vergüenza del Sur y la vergüenza del Sur en el pasado, su legado y sus problemas contemporáneos”.

"No me ubico realmente cerca de la negrura, per se, sino de la negrura y la blancura, lo que significan y cómo interactúan la una con la otra y de qué poder se trata."

En las páginas de ¿Le gusta crema en su café o chocolate en la leche materna? (1997) Kara Walker describe a los ciudadanos de los U. S. A. como un pueblo cuyo pasatiempo nacional consiste en "amar a odiar lo que se odia al amor”. Esta declaración describe una vergüenza colectiva que resulta nociva para la comunidad y que encarna una tensión que juega una parte importante en el trabajo de Walker.

Influenciada por su propia experiencia personal a través de una interiorización del racismo y el sexismo, Walker presenta una compleja exploración del deseo, el placer y la vergüenza que no se debate de forma pública. Sus obras pueden provocar atracción y rechazo al mismo tiempo ya que combinan la sexualidad con la violencia y el humor. Algunas de las controversias en torno a su trabajo provienen de la mezcla de desnudos, de comportamientos sexuales, de violencia, de bestialidad, de escatología, erotismo y mestizaje junto a otros temas son considerados tabú dada la espinosa historia de la esclavitud en América. Al igual que ocurre con los otros temas en su trabajo, estos temas no se presentan con una clara posición moral. Los personajes no necesariamente son sancionados o recompensados por su participación en estos actos.

El marco histórico de gran parte del trabajo de Kara Walker es el de la América pre-Guerra Civil o Guerra de Secesión de 1861. Si bien este es el telón de fondo de muchas de sus escenas, Walker no representa necesariamente una descripción veraz de la historia. De hecho, la ficción y la fantasía se entretejen; verdades exageradas y eventos ficticios desfilan como lecciones de historia que los espectadores deben desarmar, ordenar, y en última instancia, decidir qué elementos son verdaderos. Esta codificación de "verdad”, posibilita a la artista además revelar la forma en que la historia oficial, en particular sobre los afroamericanos, ha fundado sus discursos.

Luis María Iglesia

Centro de Arte Contemporáneo de MÁLAGA: "KARA WALKER : 27 Junio- 31 Agosto"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada