24.4.11

Remind me


Clarissa: - Dígame... ese número que llevan en la ropa, ¿qué significa?
Montag: - Ah, Fahrenheit 451
Clarissa: - ¿Por qué 451, y no 813, ó 121?
Montag: - Fahrenheit 451 es la temperatura a la que las hojas de los libros se prenden y arden.
Clarissa: - Quiero preguntarle otra cosa, pero no me atrevo.
Montag: - Pregunte.
Clarissa: - ¿Es cierto que hace mucho tiempo los bomberos solían apagar incendios en lugar de quemar libros?
Montag: - Vaya, su tío tenía razón. Sí está mal de la cabeza. ¿Apagar incendios? ¿Quién dijo eso?
Clarissa: - No sé, alguien. Pero, ¿es cierto?
Montag: - ¡Qué idea tan rara! Las casas siempre han sido incombustibles.
Clarissa: La nuestra no.
Montag: - Entonces... tendrá que ser declarada en ruinas un día de éstos. Habrá que destruirla y tendrán que irse a una casa incombustible.
Clarissa: - Qué pena. Dígame, ¿por qué quema libros?
Montag: - ¿Cómo? Bueno, es un trabajo como otro cualquiera. Un buen trabajo, con mucha variedad. El lunes quemamos a Miller, el martes a Tolstoi, el miércoles Walt Whitman, el viernes a Faulkner, y el sábado y el domingo a Schopenhauer y Sartre. Los reducimos a cenizas y luego quemamos las cenizas. Es nuestro lema oficial.
Clarissa: - Entonces no le gustan los libros.
Montag: - ¿Le gusta la lluvia?
Clarissa: - Sí, me encanta.
Montag: - Los libros son simplemente basura. No tienen ningún interés.
Clarissa: - ¿Y por qué hay gente que aún los lee, aunque sea tan peligroso?
Montag: - Precisamente porque están prohibidos.
Clarissa: - ¿Por qué están prohibidos?
Montag: - Porque leer libros vuelve infeliz a las personas.
Clarissa: - ¿De verdad cree eso?
Montag: - Sí. Los libros perturban a la gente. La vuelven antisocial.
Clarissa: - ¿Yo le parezco antisocial?
Montag: - ¿Por qué lo pregunta...?
(...)
Clarissa: - ¿Es usted feliz?
Montag: - ¿Cómo? ¡Claro que sí!

Fahrenheit 451 (1966)
François Truffaut

Maria Church

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada